Translate

lunes, 27 de febrero de 2017

EN LA ESCUELA... ¿CIENCIA O CREENCIA?

Mi capacidad de sorpresa está intacta y hoy me he dado cuenta de ello. Trabajar con niños hace que la sorpresa sea lo que da vida al aula.
Hoy hemos tenido una gran conversación entre lo que demuestra la ciencia y lo que dicen las creencias, la pregunta que viene ahora es ¿son compatibles ambas en el aula?
Estábamos en clase de ciencias naturales. Comenzábamos tema sobre la plantas y como siempre para enseñar hay que saber qué es lo que saben los alumnos. He lanzando varias preguntas para ver qué sabíamos sobre el asunto que nos ocupaba y ha habido una pregunta que ha desencadenado un debate magnífico, ¿de dónde nacen las plantas? La respuesta la han dado a la perfección los peques: " de una semilla" . Perfecto. 
Después han empezado a hablar entre ellos: "... y los animales nacen de la tripa de su mamá o de huevos... " Y aquí una nueva pregunta: ¿cuándo apareció la primera planta? ¿Y el primer animal? Hemos dado alguna pincelada sobre la teoría del big bang. Pero la conversación continuaba y hemos llegado al origen del hombre... " Bea....¿y de dónde venimos nosotros?"  Inmediatamente otras respuestas de compañeros; "del mono". Hemos comenzado a poner vídeos y a buscar en imágenes la evolución del hombre. 
Pero cuando todos creíamos que estábamos convencidos de ello y sobre el minuto que indica el cambio de clase una pequeña se me ha acercado y me dice; "Pero Bea, ¿el hombre no lo creó Dios?"
Siempre pensé que alguien se daría cuenta de la incongruencia de que en una clase de naturales te enseñen que el origen del hombre comienza en el mono y a la clase siguiente te enseñen que fue Dios el creador de la humanidad.
¿Y ahora qué? ¿Qué tenemos que decir a esto? ¿Qué hago como tutora? ¿Qué explico? ¿Y los alumnos que tenemos de otras religiones y culturas?

Llegados a este punto he explicado claramente que yo me encargo de enseñar conocimientos que están científicamente demostrados, que son iguales para todos independientemente de nuestras creencias religiosas (que por cierto en mi clase hay hasta cuatro tipos de creencias diferentes incluidas los ateos) Que respeto las creencias de cada uno y por lo tanto respeto a sus familias, ya que de ahí vienen esas creencias que forman parte de lo que somos. Pero mi trabajo en mostrarles la realidad común a todos, enseñar ciencia no creencias. Aquí me cuestiono muchas cosas sobre los temas de creencias en la escuela pública, esa que acoge a todo tipo de alumnado, diferentes razas, formas de pensar, religiones, culturas... y las últimas preguntas y estas no las hago yo, si no uno de mis chic@s... " ¿Por qué en el cole sólo se enseña un tipo de religión? ¿Qué pasa con las de los demás? ¿No sería mejor (enseñar) todas o ninguna?
Me quedo loca de contenta de estas reflexiones tan importantes de alumnos de 7 y 8 años. Me he comprometido a llevar un libro que se llama "La sensacional historia del mundo", evidentemente de base científica, para mostrarles lo que me toca enseñarles. Y me quedo con esas reflexiones que hacen que el aula sea un lugar maravilloso para pensar, repensar y crear pensamientos.
Evidentemente tengo una idea clara acerca de todas estas cuestiones, supongo que todo aquel que lea este artículo también. Invito por ello a expresar lo que cada uno piense con respeto hacia los demás. Los que me conocen saben bien mi postura, ahora ¿cuál es la vuestra?







miércoles, 15 de febrero de 2017

¿INCLUSIÓN? OPINEN USTEDES

Llevo mucho tiempo pensando en hacer un artículo sobre la inclusión. Lo he empezado varias veces pero nunca acababa de ser mío. Después de varias semanas he entendido que no me encajaba porque no era yo la que escribía, eran todas esas ideas que nos formamos cuando leemos mucho de un tema pero no hay nada que se acerque verdaderamente a lo que tú haces.
Por eso me decido a escribir sobre este aspecto sin tener muy clara cuál es la definición de inclusión. Como soy maestra de escuela hablaré de mi escuela, o mejor dicho de mi clase.
En mi 2º de primaria hay 25 alumnos. Dos de ellos diagnosticados de necesidades educativas especiales, con una etiqueta que a veces dudo de si es ventaja o inconveniente, y supongo que como todo en su momento será a veces para bien y otras para menos bien.
También en mi clase hay dos alumnos pendientes de ser evaluados por la orientadora del centro, es decir tienen el protocolo hecho. El protocolo es un documento que rellenamos los maestros cuando vemos a un alumno con serias dificultades para adquirir aprendizajes o con problemas en el desarrollo de habilidades sociales.
Con esto ya tengo que tener en cuenta 4 "inclusiones".
Además tengo varios alumnos que tienen un ritmo de aprendizaje lento y otros tantos con un ritmo de aprendizajes rápido, entre todos suman más o menos 10.
Por otra parte en mi clase hay alumnos que  tienen problemas de desestructuración familiar, y por supuesto, si no es por supuestísimo necesitan de un trabajo especial de inclusión, tanto ellos como sus familias.
A esto hay que sumarle los alumnos que han llegado nuevos al centro de otros países y culturas, que también requieren de una inclusión, de ellos y de su lugar de procedencia.
Y con  todo esto mi trabajo es incluir a 25 alumnos, con sus 25 familias y conmigo y mi familia en mi clase.
Para todo ello utilizamos una metodología respetuosa con cada alumn@.
Seguimos haciendo asambleas, aunque estamos en 2º, esto nos permite escucharnos y mirarnos a los ojos, ver cómo estamos y cómo nos preparamos para afrontar el día.
Adaptamos los contenidos a lo que saben cada uno de ellos, pero no dando 25 explicaciones distintas, no es posible, pero sí podemos explicar un contenido y que cada uno se quede con aquello que necesita en el momento en el que se encuentra. Por ejemplo, ahora en lengua estamos dando los sustantivos, estamos viendo diferentes categorías (los sustantivos propios y comunes, en singular y plural, en masculino y femenino, los colectivos e individuales) Tras las explicaciones cada cual trabaja en aquello que se adapta a lo que necesita. Es cierto que es una gran mayoría de la clase la que trabaja sobre lo mismo pero los que no alcanzan la "gran propuesta" están dentro del grupo, escuchando y haciendo lo mismo sobre un material "casi igual" y los resultados son sumamente satisfactorios porque todos aprenden, cada uno en su nivel. Evidentemente en todos los casos existen necesidades de atención individual, explicaciones de tú a tú.
Otro aspecto importante a tener en cuenta es dar diferentes opciones para llegar a un lugar... Es decir en mates estamos con las sumas y las restas con llevadas, las hacemos usando regletas, método abn, algoritmo tradicional, recta numérica e incluso últimamente con los bloques multibase..., donde estoy empezando a indagar yo y cada vez que aprendo algo, al aula que lo llevo. Pues bien cada cual en función de sus necesidades utiliza el método que considere oportuno para él, desarrollamos así la capacidad de elección. Todo está perfecto si sirve a los peques para alcanzar objetivos.
Y fomentamos el trabajo en distintos agrupamientos, grupo clase, pequeños grupos, con otras clases, por parejas... Antes hablábamos de las explicaciones del maestro al alumno individualmente, hay otras mucho mejores que son las explicaciones entre los alumnos, son maravillosas.
Con todo esto quiero decir que tenemos que ver la realidad con la que contamos en el aula, que hay que "contar " con lo que tenemos, no "marear la perdiz" con lo que no tenemos (véase falta de recursos materiales, humanos y espaciales, material rígido como libros de texto, dejadez por parte de la administración...) Contamos con 25 pequeños maestros,  con la confianza de sus familias, contamos con nuestras ganas, con un equipo en el centro en el que estamos que funciona gracias a la buena voluntad de todos y con todo eso es con lo que vamos a trabajar todos los días.
Incluimos en el aula cuando presentamos un material variado con el que todos los alumnos pueden trabajar independientemente de su nivel.
Incluimos en el aula  cuando explicamos para todos y sabemos que a cada cual le llega lo que le toca. Incluimos en el aula cuando hablamos en la asamblea intentamos que todos comuniquen y expresen y respetando que no lo hagan aquellos que no lo desean.
Y por último y desde un punto de vista muy muy personal y desde la función de tutora que tengo, he de decir que muchas veces los alumnos de necesidades educativas especiales, que son estos a los que más se refiere la inclusión y de la que tanto se habla ahora, son derivados a centros de educación especial pero no por petición del tutor. Hay más profesionales detrás que toman esas decisiones, y quiero pensar porque lo he vivido en primera persona, que están convencidos de que es lo mejor para el alumno. Pese a la negativa de la tutora.
Para terminar y tras escribir este artículo hay dos personas a las que se lo quiero dedicar con mucho amor, el primero es Isra, un alumno que tuve el año pasado en 1º en un colegio en el que ya no estoy y que me enseñó que todo es posible si hay voluntad y ganas. Y la otra persona es Yoli, maestra de audición y lenguaje. Os dejo uno de los mejores vídeos que he hecho en mi vida, en él aparecen ambos, es pura magia.


P.D.:Estos dos vídeos son de Isra cuando estaba en cinco años, yo tenía una tutoría de 4º de primaria y decidimos trabajar el día del libro con los más pequeños. Gracias a su tutora en ese momento y mi gran amiga Nuria. Después Isra pasaría a primaria conmigo, un año aquel maravilloso.
Gracias campeón.